viernes, 22 de agosto de 2008

(Sin titulo)


Lo mejor de no tenerte
es que no dejo de amarte.
En cuanto te beso por última vez
no hay otra cosa que quiera hacer
que besarte eternamente.
Besarte el tiempo que nos queda
luego de besarnos por primera vez.
Este tiempo que suspiramos
no es más que aire.
Aire que inhalo con ansia,
aire que retengo sin exhalar
justo antes de asfixiarme.
Este aire me llena de amor.
Es aire que contengo dentro
hasta sentir que es mío,
que me pertenece.
Aunque inevitablemente me deshago de él,
de una manera rápida.
Es tan rápido que antes de soltarlo ya me falta.
Es un tiempo que se evapora,
que no esta dentro ni fuera.
Es aire que acumulo para elevarme,
luego reventar,
y así explotar con él.
Cuando el tiempo sea furor
y condense en mi sien.
Cuando no aguante el polvillo que arrastras con tu pasado.
Y para el tiempo que viene
me queda un gran encierro de aire contaminado
por el aire que respiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario