domingo, 28 de septiembre de 2008

Cara a cara


Cuando dimos cuenta del amor,
fuimos felices.

Volamos y reímos.

Cuando dimos por sentado al amor,
fuimos idiotas.

Tragamos y dormimos.

Cuando emprendimos el llanto de la desconfianza,
fuimos historia.

Volvimos y prometimos.

Cuando juntamos retazos mutados,
fuimos torbellino.

Gritamos y ensordecimos.

Cuando secuestramos al tiempo,
fuimos tren de media noche.

Revoloteamos y sacudimos.

Cuando agotamos las miradas, los actos y las palabras,
fuimos nosotros.



sábado, 20 de septiembre de 2008

Hacemos algo?


No creo tener ganas de todo
aunque si tengo muchas de algo.
Son ganas abrumadoras,
inmensas,
exuberantes,
inexplicables.
Me seducen y luego me invitan a la nada.
Yo las provoco sin saber muy bien porque.
No me importan demasiado los motivos
pero te desbordo de porqués insólitos
cuando adormeces,
cuando atonteces,
y también cuando amaneces.
Te pregunto aunque ya sé,
a vos te irrita porque lo desconoces.
Me cansa obedecerte a ti mísero amo.
Crees que elijo todo.
Y sin embargo no puedo elegir algo
si elijo todo.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Volvamos


Retomemos aquel viaje.
Ese que por allá lejos inventamos ciegos de tiempo.

Dibujemos luz que proyecte nuestras figuras.
Volvamos a sentirnos.

Mirémonos los ojos
Mientras temblamos por volverlo a hacer.

Tomémonos de la mano
y escondámoslo sin darnos cuenta.

Quedémonos en un mismo lugar.
Encontrémonos.

Abrasémonos en el espacio celestial.
No tiene porque ser real.

Deseémonos por las noches en sueños abandonados, sueños secretos.

Búscame y déjame cuantas veces quieras.
Si por si acaso no estuvieras tengo el poder de imaginarte cuantas veces quiera.

Como aquella vez en plena oscuridad que sin hallar tu mirada,
nuestros cuerpos se tocaban,
se manoseban ,
se zambullían,
se descubrían,
se pertenecían.

Ay, cuanto lo disfrutaba.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Pablo Neruda
















No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.

Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,

Sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Implosión de risa


Estamos a punto de explotar de risa. La contenemos con toda nuestra fuerza sin dejar soltar un mínimo sonido
proveniente de ella. Nuestras almas viajan por la tierra.
Escapan de su encierro, esconden sus motivos lejos de nuestros cuerpos hervidos. Revientan ante una sensación divina. Este intento de risa fue reprimido sin efectuar siquiera molestia alguna.

Abril


El recuerdo apareció en este presente y avasalló al tiempo. Este fue fusilado por provocar una misma risa.
El recuerdo se asomó sin querer, lleno de culpa y con su acto se apoderó de mi apogeo en plena existencia.
El recuerdo no encontró mejor momento y quedó varado en este instante que siempre está, pero nunca será más que nostalgia.
El recuerdo está enfurecido y a su modo me demuestra no ser insignificante.