viernes, 5 de septiembre de 2008

Abril


El recuerdo apareció en este presente y avasalló al tiempo. Este fue fusilado por provocar una misma risa.
El recuerdo se asomó sin querer, lleno de culpa y con su acto se apoderó de mi apogeo en plena existencia.
El recuerdo no encontró mejor momento y quedó varado en este instante que siempre está, pero nunca será más que nostalgia.
El recuerdo está enfurecido y a su modo me demuestra no ser insignificante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario