domingo, 28 de septiembre de 2008

Cara a cara


Cuando dimos cuenta del amor,
fuimos felices.

Volamos y reímos.

Cuando dimos por sentado al amor,
fuimos idiotas.

Tragamos y dormimos.

Cuando emprendimos el llanto de la desconfianza,
fuimos historia.

Volvimos y prometimos.

Cuando juntamos retazos mutados,
fuimos torbellino.

Gritamos y ensordecimos.

Cuando secuestramos al tiempo,
fuimos tren de media noche.

Revoloteamos y sacudimos.

Cuando agotamos las miradas, los actos y las palabras,
fuimos nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario