domingo, 9 de noviembre de 2008

Placer de Muerte


Su instantánea muerte es el placer recorrer mi cuerpo.
El abuso preciso de una impecable necesidad feroz.
No emana aire que no desee ser, lo que debido y cauteloso respiras.
Casi imperceptible se detiene sobre mi pecho, y siente la voluptuosidad
ante un abrupto movimiento. Sus latidos resuenan sin cesar.
Mi piel empapada en sudor consume su propio ardor.
No existe tal sensación, se deleita por insistencia.
Ella mira, sin saber que mira. Me ve, sin hacerlo realmente.
Con un sólo suspiro exhalo aquel inerte dolor, provocado por su mediocre existencia.
Ya no dejo que me asfixie.Ya siquiera me entumece su olor.
Lo ahogo en el intenso jugo efervescente que segrega mi depravada boca
al poseer tus labios, tu cuerpo, tu inmensidad.
Ante milésimos intentos agobiantes, logro olvidar las convulsiones
de mi memoria asmática. Finalmente, desaparece entera y extrañamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario