viernes, 6 de noviembre de 2009

Inútil



Nos convertimos en la fantasía de la perversión,
nos quedamos varados y difusos nos perdemos
con el sudor endemoniado, traicionado y celado de nuestra invención.
Nos encontramos y disimulamos,
aunque ya no creemos, ya no dormimos.
No vemos o no queremos ver, que ya no está,
que se esfumó y además se suicidó aquel símil intento de amor.
Nos esforzamos embriagados, algo mareados nos soltamos,
nos arrancamos y olvidamos de crecer.
Nos arrojamos al viento, que es tibio y es pesado,
nos ahogamos en él, para ser más que ayer.
Pero es inútil, por más que nos aferramos
hasta con el último peldaño de nuestro exhausto engaño, caemos.

martes, 3 de noviembre de 2009

Tu Niño


De pronto, se asoma un miedo conjugado y tiemblas.
Todo tu cuerpo tiembla,
tus escrúpulos se acoplan,
te muestran sin cordura su cruda y tediosa carne al rojo vivo.
Te encuentras, lo enfrentas y luego enloqueces.
Hay cientos de caritas y personitas jugando por tu cuerpo.
Sos cada uno de ellos y a la vez otro, completamente distinto.
Con cada sonrisa, cada mueca y cada gesto colapsa el personaje que crea tu ser.
Tu niño no se cansa de jugar, con su andar te demuestra cuanto le gusta sentirse libre.
Déjalo ser.
Si te invaden los pensamientos lógicos del hombre y la sociedad,
no te dejes convencer criatura encendida.
No te des por vencido, que así la vida termina.

Eterno Retorno



Con el tiempo, nos miramos frente a frente con menos entusiasmo, perdemos el encanto. Vamos hacia una dirección, donde transcurrimos el conocimiento como algo ya inventado. No sólo es constante, sino también frustrante.
Con la persuasión de los cuerpos nos tocamos, dejamos que la pasión se agobie con su propia acción. Colgamos las angustias, dinastía y proyecciones, pero luego pretendemos amarnos como alguna vez lo hicimos. Tratamos de olvidar y obviar marcas profundas, aunque seguimos deslizándonos casi por inercia.
Con la comodidad enfadada nos encontramos acostumbrados a lo cotidiano de llegar, sentir lo mismo y otra vez vivir la misma historia. Próximos al cambio sin movimiento alguno, sumisos al poder de una exigencia extrema.
Con los roles adquiridos, sin sentido; nos preguntamos porque hacemos lo que hacemos y reímos del amor.

Introspección



Al igual que en el amor,
donde lo mismo que nos acerca,
nos termina alejando.
Uno se encuentra en pleno desafío
en cuanto a su perpetuidad.
Nunca se deja de luchar contra uno mismo y la sociedad.
Tenemos que aferrarnos de algo,
no importa en realidad que.
Tiene que ser algo, que nunca te canses
de escuchar, mirar, bailar, tocar.
Que aunque des la vuelta entera por el mundo
y llegues al espacio, lo vuelvas a elegir.
Que por más que se multiplique decenas de veces,
te siga sorprendiendo.
Que siempre le descubras algo nuevo,
sin perder lo viejo.
Que nunca lo llegues a comprender en profundidad.
Que te confunda y despiste por momentos,
al punto que sientas que todo se termina,
y de golpe "plumba":
Reaparece y es mágico.
Hay trombones y muchas, pero muchas flores blancas.
Es de ese modo que comprendes su eternidad, tu propia integridad.

viernes, 23 de octubre de 2009

La resistencia del hombre


El hombre acontece un dilema; no sabe si oír a la cabeza o al cuerpo. Ante tal situación, elige cortarse las orejas rápidamente para evadir el problema.
Un silencio rotundo recorre su cuerpo, el vacío lo atormenta. Contiene su euforia con gran esfuerzo, pero la soledad que lo acompaña rompe un llanto. Como no lo soporta, decide sacarse también los ojos. De esa manera, sostiene todo su dolor en la garganta. Lleva un atormentado nudo dentro de ella. No tiene donde ir, tampoco sabe que hacer. Pero, en vez de estallar y gritar para terminar con tal euforia, cose bruscamente su boca.
Ante la putrefacción de los sentidos, su cabeza se pregunta ¿Quién va a querer estar así con el? Tras el intento de responder, da cuenta que sólo una pregunta sobrelleva como respuesta ¿Quiere este hombre estar consigo mismo?
Las emociones convergen de su mente, le cuelgan de sus orificios nasales. No se aguanta. Su mente efervescente le pide a su mano fatigada que tome un arma y le dispare. Esta obedece sin cuestionarla. La mente delirante se desliza por el cuerpo del hombrecito y finalmente, fluye por el cuerpo sin el impedimento de su cabeza.
Tras danzar un buen rato sin razón alguna, y gozar de ello; el cuerpo decide huir y dejar su cabeza afuera.

jueves, 8 de octubre de 2009

Mi propia creación


Todos creemos, queremos saber lo que hacemos y por qué.
El deber nos conduce por un camino, pero el amor hacia otro muy distinto.
El tiempo pasa y nosotros lo vemos como pasa, sin pasar con el. Todos corren al tiempo. Yo sólo quiero alcanzarlo y frenarlo aunque sea un momento.
Hubo un tiempo, en el que aquel tiempo y yo, fuimos amigos. El me demostró su sabiduría acerca del transcurrir de la vida. Parecía que no le quedaba mucho por saber ni nada por aprender. Aceptó las perdidas, el dolor y su porvenir. Yo todavía no. No quiero elegir sin saber qué estoy eligiendo No quiero saber para luego callar y otorgar. No quiero despertar la mañana de otro día.
Quisiera que aquel tiempo me de libertad para equivocarme cuantas veces me haga falta, que no sea tan ansioso, ni tan pretensioso. Que me deje ser como soy y me quiera como tal.
Quiero correr con el, pero también caminar, saltar, jugar, tropezar y abrazar.
Abrazarnos por la infinitud de nuestro amor.
Sentir la inmensidad converger los cuerpos.
Patear un carro lleno de mierda cuando sienta la necesidad y luego sentir esa liberación.
Que mis lágrimas desciendan en un río con todas las demás y construyan con sus curvas vivenciadas un puente. Que cruzarlo sea el único camino y cuando lleguemos al otro lado, nademos en un mar de risas heladas, congeladas por el mismísimo tiempo que nos regala, luego de someternos a una temible y persistente lucha, la felicidad eterna.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Ausencia


Hace un tiempo descubrí que tengo cierto fanatismo por terminar cosas. No son cosas específicas, son simplemente cosas, sin nombre ni lugar especial.
Al comenzar me surge una adrenalina que estremece todo mi cuerpo, me hace trastabillar hasta los codos. Luego sigo por acelerar la acción concreta, cada vez más directa y punzante. Siento que algo dentro mío corre intensamente, se agita, me grita y no me deja respirar. Tengo la sensación de que sino lo termino lo pierdo, se me escapa y no volverá nunca más. Entonces, antes que ocurra nada inesperado, o indeseado por mi lógica abrumadora: lo trago, lo uso, lo introduzco, lo subordino; me apropio de su origen de manera que sea mío, sólo mío y de nadie más.
Me apresuro de tal forma que hasta hay momentos en que llego a detestarme de lo nerviosa que me pongo, me aborrezco en tal estado de obediencia inmediata. Me embrollo de un modo que me imposibilito de hacer alguna otra cosa que la que en ese instante me objeto por hacer mía.
Sólo una cosa a la vez, no me vengas a apurar, no me vas a encontrar, no me persigas más. Ándate, ándate, ándate de una vez. Déjame sola, como lo hizo el.
Tal ansiedad me inmoviliza, me hipnotiza.Lo único que quiero es volver a empezar, buscarlo, encontrarlo, acercarme, jugar a las estatuas cara a cara, intentar no pestañear. Tratar de olvidar cada gesto, cada mirada, su pose y su ornamento para luego recordar. Mi sufrimiento desaparece permaneciendo luego de un sutil movimiento.
Cuando al fin termino, tengo la pequeña sensación de que no siento nada. Entonces me siento todavía más vacía que antes, podría escribir absolutamente ¿por qué no? Es un vacío sincero, sin fondo ni piso ni cielo, un vacío donde hasta el infinito se derrite como hielo.
Lo terminé, sí. Pero no transité aquél momento, no estuve en aquél lugar, no me adueñe de mi deseo, ni lo contuve al menos. Tampoco lo conocí, siquiera estuve cerca de tenerlo frente a mí.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Momento

















Un momento, una fracción inexplicable de segundo
que está y se va.
Indescriptible, innombrable,
un momento único que jamás viviste,
no habrá otro igual.
Tomas conciencia de tal y sos súper gigante.
Un poder incontrolable invade un momento,
un momento que está y se va.
Lo sentís, lo nombras, lo interpretas, lo pensas.
No queres que se pierda,
entonces lo bailas, lo disfrutas.
Estremeces y luego te embromas porque ya se fue.
Crees que será imposible volver,
entonces lo abstraes, te entretienes con aquello que fue.
Crees que un momento lo es todo,
y eso es la libertad.
Entregas cuerpo y alma,
por lo que vendrá y será.
Revientas de placer.
Es aquí donde estás, no importa nada más.
Este es tu momento no te dejes engañar,
no lo dejes engañar, lo que pasa no pasará jamás

domingo, 2 de agosto de 2009

martes, 28 de julio de 2009

Es extraño, te extraño














¿Ya está? ¿Es cierto que lo nuestro terminó?
Es posible que sea ineludible, creo que me escribiste.
No lo puedo entender, no lo quiero entender.
Es posible que yo te ame toda mi vida,
no temo que así sea, si te da pena no me importa.
Hay algo en el aire, algo en la tarde;
Que es hermosa por cierto, o lo fue.
Cuando caminaba hacia tu casa pensé en el tiempo que lo cura todo, como vos bien dijiste.¿Será así? Si el tiempo es un sanador, a la larga o a la corta, tal vez nos vuelva a juntar. Yo te creo, creo en lo que decís. Me aferro a tu frase como nunca antes.
La tarde es a cada minuto que pasa más hermosa, porque con ella el tiempo pasa; aunque sería extraordinariamente hermosa si estuvieras a mi lado.
Es increíble como alumbra el sol, las calles incineradas, los árboles, el camino sin dirección, las vías, el pasto, el aroma de la nostalgia y ese extraño ruido de aquel tren sin frenos que viene hacia mí.

domingo, 26 de julio de 2009



















Aquellos días parecían interminables, mis lágrimas inagotables. Una fiel angustia se había apoderado de mi silencio. Todo estaba perdido, por un amor extraviado. Un amor incondicional se había derramado delante de mis ojos abismados. Contemplé su enojo furtivo y con esa brisa me ahogué. Si lo volqué fue porque tropecé con él y su porvenir; si lo recordé fue por que te necesité.
Di una vuelta y me perdí, bajé a la noche haciendo piruetas con la madrugada y me encontré completamente sola. Fuimos yo y la eternidad, mi poema de amor sin tu amor.
Tus brazos golpearon el suelo inasible, mi perdón se asomó con el miedo, el sol involucrado en la espera de su mañana.
No pude ver más allá, todo se deslizó como la mañana de aquel mes. Vos y el amor petrificado me hicieron dar cuenta de mi abanico encerrado. Me fui con el arrepentimiento y te arranqué la confianza. No me perdoné, esperé que aquel tiempo lo haga, pero me equivoqué. Suspiré larga y estrecha más de una vez. Ahora estoy perdida ante mis pies.

Apuntando a mi corazón


Hoy confundí una insípida luz con la luna
y me di cuenta que desde aquel tiempo
he opacado su hermosura.
Creía haber dado ya unas cuantas vueltas,
pero muy lejos estoy;
es un tanto más profunda
de lo que alguna vez imaginé.
Viajé por sus alrededores oscuros,
como el viento en la noche;
pero no supe como brillar sin ella.
Olvidé su presencia celestial bajo mi techo refugiado.
Cerré las persianas de mis ojos agrietados.
Volé suspirando valor con la sangre aterrada.
Nunca jamás volví a escucharla.
Nunca más, por más que lo intente volveré a sentir como aquella vez,
cuando su boca se acercó miedosa a mi oído y le dijo: “Te amo pequeña”.

Espacio allá voy
















No hay nada más que nada
no hay todo más que todo,
y es en ese espacio diluido
por donde me hallo suspirando.

Quiero ir hacia un lugar, volar.
soltarme, dejarme llevar;
llevarme con aquel dichoso lugar.

Vivirlo todo, sin ser más que nada.
jugar con mi lugar, mi espacio;
desconcertar la magnitud del universo.

Tender el camino hacia una lúgubre libertad
coser medidas para llegar
atar al mundo a un maldito punto
seguir en vela cuando no quede tela
torcer el cuerpo al ritmo de lo que vendrá.

martes, 21 de julio de 2009

Amortiguador de suicidas


Una puerta se cierra, la humedad se condensa; el viento vuela junto al frío indescriptible, la lluvia se estremece y me contagia con un trueno todo su dolor.
El paraguas tiende a inclinarse, luego se achicharra.
Mis lágrimas se mezclan con las gotas del diluvio, la esperanza se funde con cada paso,
dado que piso barro, piso mierda y me enchastro con la misma prisa que se hunde mi risa.
Soy sólo una persona que cuando camina bajo la lluvia se traga el riesgo de cada gota por caer.

sábado, 11 de julio de 2009


Dentro de mí está la esencia de todo alrededor.
El exterior está vacío, rodeo su contenido buscándome.
Sin dar cuenta la soledad me encontró sobre mi propia tumba.
Nací aquel día que la pisé.
Un ideal que jamás será invade la realidad.
Se niega a si misma, sólo en presencia de otro quiere ser alguien.
Es quien quiere cuando en realidad no lo es.
Pero aquel es cuando lo miran lo ojos que no ven.

lunes, 8 de junio de 2009

Ella se refiere a si misma en tercera persona porque la idea de ser quien es,de reconocer que es ella misma,es más de lo que su orgullo puede soportar


se siente enferma hasta las nauseas de si misma y desea que algo suceda que haga que la vida empiece
odio estas palabras que me mantienen viva
odio estas palabras que no me dejan morir

Si me encuentro te pierdo



Cada vez que me acerco a vos, estoy arrepentidamente más lejos.
En el momento lo demás no importa, sólo satisfacer el deseo de vos.
Pero cuando me encuentro nuevamente sola, me siento más que sola,
siento que retrocedo.
Es como si una parte de mi te buscara para perderte del todo.
Siento que si me alejo, me voy muy lejos;
temo no volver jamás, no encontrarte, olvidarte.
Con cada paso que doy te siento a mayor distancia.
Tengo miedo a estar conmigo sin vos,
miedo a estar conmigo y no necesitarte,
a estar conmigo simplemente.
Cuantas más veces me equivoque y no estés ahí para cuidarme,
más fuerte voy a ser.
Si no estás ahora conmigo, no lo estarás nunca.
Ahora soy débil, sólo ahora puedes devorarme completamente.
sólo ahora puedo ser tuya.

A un tal Lucas




Luego de leer la última página del libro lo entendí.
Si Lucas no hubiera escrito esa última página,
nada hubiera sido lo mismo.
No hubiera entendido a los años,
aquellos tiempos transitados de los que tú hablas,
esas palabras que no suelen ser sólo palabras,
a tus miedos sinceros.
Entre los años caracol y los años luz,
se estrechan nuestros corazones.
El impedimento me deja atónita.
Contrariamente me alegraría que se inunden las horas y los días,
y que finalmente se pudran entre sí.
Difícil sería, aunque no imposible,
que los sueños y la imaginación sean infieles al amor,
y en cambio fieles a la lógica.
Si el silencio avasallara mi pudor,
agrandaría aún más esta pasión.
Si te parases firme y seguro frente a este amor,
las opciones derrocharías, la cobardía se alejaría.
Entonces mi espera cesaría en un instante,
y la tristeza con ella se marcharía.
A la larga o a la corta,
el destino dejaría de endulzarnos con esperanzas eternas;
para encontrarse con nuestro amor.

martes, 28 de abril de 2009

Oliverio Girondo


Nada ansío de nada,

mientras dura el instante de eternidad que es todo,

cuando no quiero nada.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Cap 7, Rayuela de Julio Cortazar

Toco tu boca, con un dedo todo el borde de tu boca,
voy dibujándola como si saliera de mi mano,
como si por primera vez tu boca se entreabriera,
y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar,
hago nacer cada vez la boca que deseo,
la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara,
una boca elegida entre todas,
con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara,
y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras,
cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope,
nos miramos cada vez más cerca y los ojos se agrandan,
se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran,
respirando confundidos,
las bocas se encuentran y luchan tibiamente,
mordiéndose con los labios,
apoyando apenas la lengua en los dientes,
jugando en sus recintos,
donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio.
Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo,
acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos,
de fragancia oscura.
Y si nos mordemos el dolor es dulce,
y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento,
esa instantánea muerte es bella.
Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura,
y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


Cortazar

sábado, 14 de febrero de 2009

Luis Alberto Spinetta









Todo camino puede andar
Todo puede andar

Con esta sangre alrededor
no sé que puedo yo mirar
la sangre ríe idiota
como esta canción
¿y ante quién?

Ensucien sus manos como siempre
Relojes se pudren en sus mentes ya
y en el mar naufragó
una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá
En un momento vas a ver
que ya es la hora de volver
pero trayendo a casa todo aquel fulgor
¿y para quién?

Las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover
sube al taxi, nena
los hombres te miran
te quieren tomar
ojo el ramo, nena
las flores se caen, tenés que parar
Vi la sortija muriendo en el carrousell
Vi tantos monos, nidos, platos de café
platos de café, ah

Guarda al hilo, nena
guarden bien tus manos
esta libertad
ya no poses, nena
todo eso es en vano
como no dormir

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo el tiempo por pasado fue mejor
mañana es mejor
Aquellas sombras del camino azul
¿dónde están?
yo las comparo con cipreces que vi
sólo en sueños
y las muñecas tan sangrantes están de llorar

Yo te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
y te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
y te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
¡No! nunca la abandones
¡No! puentes amarillos
Mira el pájaro, se muere en su jaula
¡No! nunca la abandones
Puentes amarillos, se muere en su jaula
Mira el pájaro, puentes amarillos
Hoy te amo ya
y ya es mañana
Mañana
Mañana
Mañana

viernes, 13 de febrero de 2009

Enfrentar


En la vida, cada uno en la suya.
En el mundo, todos en el mismo.
En el amor, dos en uno.

Donde hay negación, hay incertidumbre.
Donde hay silencio, hay vacíos profundos.
Donde hay dolor, hay búsqueda.

Si los ojos miran hacia adentro, se ven a si mismos.
Si los ojos miran alrededor, creen saberlo todo.
Si los ojos miran el sol, sienten el amor.

lunes, 12 de enero de 2009

Marques de Sade
















¿Qué es el amor? Creo que sólo puede considerársele como los efectos que producen en nosotros las cualidades de un objeto hermoso; estos efectos nos producen un estado de arrobamiento, nos excitan. Si poseemos ese objeto, nos sentimos contentos; si es imposible poseerlo, nos desesperamos. Pero, ¿Cuál es la base de ese sentimiento?...El deseo.¿Cuáles son las consecuencias de ese sentmiento?...La locura. Entonces tengamos en cuenta el motivo y protejámonos de sus efectos. El motivo es poseer el objeto. Pues bien, tratemos de conseguirlo, pero con sensatez; gocémoslo una vez que lo poseamos. De lo contrario,consolémonos: otros mil objetos similares, y a menudos mejores, nos consolarán de la pérdida de aquél.