sábado, 14 de febrero de 2009

Luis Alberto Spinetta









Todo camino puede andar
Todo puede andar

Con esta sangre alrededor
no sé que puedo yo mirar
la sangre ríe idiota
como esta canción
¿y ante quién?

Ensucien sus manos como siempre
Relojes se pudren en sus mentes ya
y en el mar naufragó
una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá
En un momento vas a ver
que ya es la hora de volver
pero trayendo a casa todo aquel fulgor
¿y para quién?

Las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover
sube al taxi, nena
los hombres te miran
te quieren tomar
ojo el ramo, nena
las flores se caen, tenés que parar
Vi la sortija muriendo en el carrousell
Vi tantos monos, nidos, platos de café
platos de café, ah

Guarda al hilo, nena
guarden bien tus manos
esta libertad
ya no poses, nena
todo eso es en vano
como no dormir

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo el tiempo por pasado fue mejor
mañana es mejor
Aquellas sombras del camino azul
¿dónde están?
yo las comparo con cipreces que vi
sólo en sueños
y las muñecas tan sangrantes están de llorar

Yo te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
y te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
y te amo tanto que no puedo despertarme
sin amar
¡No! nunca la abandones
¡No! puentes amarillos
Mira el pájaro, se muere en su jaula
¡No! nunca la abandones
Puentes amarillos, se muere en su jaula
Mira el pájaro, puentes amarillos
Hoy te amo ya
y ya es mañana
Mañana
Mañana
Mañana