martes, 28 de abril de 2009

Oliverio Girondo


Nada ansío de nada,

mientras dura el instante de eternidad que es todo,

cuando no quiero nada.