martes, 28 de julio de 2009

Es extraño, te extraño














¿Ya está? ¿Es cierto que lo nuestro terminó?
Es posible que sea ineludible, creo que me escribiste.
No lo puedo entender, no lo quiero entender.
Es posible que yo te ame toda mi vida,
no temo que así sea, si te da pena no me importa.
Hay algo en el aire, algo en la tarde;
Que es hermosa por cierto, o lo fue.
Cuando caminaba hacia tu casa pensé en el tiempo que lo cura todo, como vos bien dijiste.¿Será así? Si el tiempo es un sanador, a la larga o a la corta, tal vez nos vuelva a juntar. Yo te creo, creo en lo que decís. Me aferro a tu frase como nunca antes.
La tarde es a cada minuto que pasa más hermosa, porque con ella el tiempo pasa; aunque sería extraordinariamente hermosa si estuvieras a mi lado.
Es increíble como alumbra el sol, las calles incineradas, los árboles, el camino sin dirección, las vías, el pasto, el aroma de la nostalgia y ese extraño ruido de aquel tren sin frenos que viene hacia mí.

domingo, 26 de julio de 2009



















Aquellos días parecían interminables, mis lágrimas inagotables. Una fiel angustia se había apoderado de mi silencio. Todo estaba perdido, por un amor extraviado. Un amor incondicional se había derramado delante de mis ojos abismados. Contemplé su enojo furtivo y con esa brisa me ahogué. Si lo volqué fue porque tropecé con él y su porvenir; si lo recordé fue por que te necesité.
Di una vuelta y me perdí, bajé a la noche haciendo piruetas con la madrugada y me encontré completamente sola. Fuimos yo y la eternidad, mi poema de amor sin tu amor.
Tus brazos golpearon el suelo inasible, mi perdón se asomó con el miedo, el sol involucrado en la espera de su mañana.
No pude ver más allá, todo se deslizó como la mañana de aquel mes. Vos y el amor petrificado me hicieron dar cuenta de mi abanico encerrado. Me fui con el arrepentimiento y te arranqué la confianza. No me perdoné, esperé que aquel tiempo lo haga, pero me equivoqué. Suspiré larga y estrecha más de una vez. Ahora estoy perdida ante mis pies.

Apuntando a mi corazón


Hoy confundí una insípida luz con la luna
y me di cuenta que desde aquel tiempo
he opacado su hermosura.
Creía haber dado ya unas cuantas vueltas,
pero muy lejos estoy;
es un tanto más profunda
de lo que alguna vez imaginé.
Viajé por sus alrededores oscuros,
como el viento en la noche;
pero no supe como brillar sin ella.
Olvidé su presencia celestial bajo mi techo refugiado.
Cerré las persianas de mis ojos agrietados.
Volé suspirando valor con la sangre aterrada.
Nunca jamás volví a escucharla.
Nunca más, por más que lo intente volveré a sentir como aquella vez,
cuando su boca se acercó miedosa a mi oído y le dijo: “Te amo pequeña”.

Espacio allá voy
















No hay nada más que nada
no hay todo más que todo,
y es en ese espacio diluido
por donde me hallo suspirando.

Quiero ir hacia un lugar, volar.
soltarme, dejarme llevar;
llevarme con aquel dichoso lugar.

Vivirlo todo, sin ser más que nada.
jugar con mi lugar, mi espacio;
desconcertar la magnitud del universo.

Tender el camino hacia una lúgubre libertad
coser medidas para llegar
atar al mundo a un maldito punto
seguir en vela cuando no quede tela
torcer el cuerpo al ritmo de lo que vendrá.

martes, 21 de julio de 2009

Amortiguador de suicidas


Una puerta se cierra, la humedad se condensa; el viento vuela junto al frío indescriptible, la lluvia se estremece y me contagia con un trueno todo su dolor.
El paraguas tiende a inclinarse, luego se achicharra.
Mis lágrimas se mezclan con las gotas del diluvio, la esperanza se funde con cada paso,
dado que piso barro, piso mierda y me enchastro con la misma prisa que se hunde mi risa.
Soy sólo una persona que cuando camina bajo la lluvia se traga el riesgo de cada gota por caer.

sábado, 11 de julio de 2009


Dentro de mí está la esencia de todo alrededor.
El exterior está vacío, rodeo su contenido buscándome.
Sin dar cuenta la soledad me encontró sobre mi propia tumba.
Nací aquel día que la pisé.
Un ideal que jamás será invade la realidad.
Se niega a si misma, sólo en presencia de otro quiere ser alguien.
Es quien quiere cuando en realidad no lo es.
Pero aquel es cuando lo miran lo ojos que no ven.