martes, 21 de julio de 2009

Amortiguador de suicidas


Una puerta se cierra, la humedad se condensa; el viento vuela junto al frío indescriptible, la lluvia se estremece y me contagia con un trueno todo su dolor.
El paraguas tiende a inclinarse, luego se achicharra.
Mis lágrimas se mezclan con las gotas del diluvio, la esperanza se funde con cada paso,
dado que piso barro, piso mierda y me enchastro con la misma prisa que se hunde mi risa.
Soy sólo una persona que cuando camina bajo la lluvia se traga el riesgo de cada gota por caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario