viernes, 6 de noviembre de 2009

Inútil



Nos convertimos en la fantasía de la perversión,
nos quedamos varados y difusos nos perdemos
con el sudor endemoniado, traicionado y celado de nuestra invención.
Nos encontramos y disimulamos,
aunque ya no creemos, ya no dormimos.
No vemos o no queremos ver, que ya no está,
que se esfumó y además se suicidó aquel símil intento de amor.
Nos esforzamos embriagados, algo mareados nos soltamos,
nos arrancamos y olvidamos de crecer.
Nos arrojamos al viento, que es tibio y es pesado,
nos ahogamos en él, para ser más que ayer.
Pero es inútil, por más que nos aferramos
hasta con el último peldaño de nuestro exhausto engaño, caemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario