jueves, 22 de julio de 2010

Quienes somos en realidad



Estoy subida a un juego, pero no puedo distinguir si soy yo la que juega o alguien lo juega y yo simplemente miro como lo hace. A veces creo que si y me divierto como nunca. Otras caigo en la cuenta de que es mejor creer que juego, sino muero. El juego me aterra porque no termina nunca o porque a lo mejor nunca empezó.
Vuelvo a estar con mis pensamientos, a escucharlos, sentirlos. No quiero perderlos, son lo único que me salva; Ellos y los sueños mágicos de mi otra galaxia.
La nada siempre tiene algo, y ese algo está relacionado con el todo de la nada. No existe ni la nada, ni el todo. Sólo atravesamos el concepto y en algún lugar entre estos buscamos ser algo, aunque ya lo somos. Queremos ser algo más que algo, que nos fue dado.
No creo que nada ocurra, los pensamientos huyen tras lo cotidiano y bajo una torre de preguntas se haya la verdad. Somos lo que hay donde no hay porque siempre algo hay.
Ciega del mundo veo una nueva realidad, la que yo creo. Mi tesoro es mi mundo, lo único que tengo. Siento que se escapa y ésta es mi manera de atraparlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario