miércoles, 13 de octubre de 2010

Subjetivación de lo objetivo

Me pregunto si me detengo en un lugar determinado, éste por ejemplo.
¿Habrá alguien más que lo haya echo? ¿Qué lo vaya a hacer?
Hablo de un panorama único. Un paisaje hermoso, a nuestro entender maravilloso. 
Lo sostenemos en nuestra memoria, para siempre.
Te preguntas: ¿Seremos los únicos?
Una hora, un día, un momento, una sensación, mía, tuya, de todo aquel que se acerque y la tome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario