miércoles, 22 de diciembre de 2010

Aquellas pequeñas pelotitas blancas

Hay en el aire muchas pelotitas blancas yendo de un lado a otro. Puedo ver a cada una de ellas. Focalizarme en su andar, detenerme en cada forma y contorno, como también puedo distinguir su textura sin tocarlas, oler su olor tan liviano y pesado a la vez. Observo tanto su individualidad como la totalidad que generan. A veces van despacio, otras muy rápido. Pero casi nunca las pierdo de vista. Cuando eso sucede trato de imaginar adonde pudieron haber ido o donde se escondieron. Siempre tengo atentos mis sentidos y abierto mi panorama.
Estas pelotitas son muy juguetonas y muy disparatadas también. A veces terminan mareadas y con inercia forman una pelota gigantesca. La cual se acerca abruptamente hacia mi capacidad, mis impulsos y mis entrañas. Me inmoviliza y me bofetea al punto tal que altera mi completa existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario