miércoles, 12 de enero de 2011

Escúchate, escúchate

Ramificados, sumergidos bajo el agua, despertando.
Raíces brotan de nuestros pies y brazos.
Hacen fuerza por crecer a todo momento.
Buscamos la luz del día, al sol, a la vida.
Corrompemos los obstáculos, el cemento, las sombras.
El agua danza, purifica nuestro interior,
se siente en el aroma.
Ruido acoplado, ruido de voces, ruido en el silencio.
Oíme serás el elegido de tu propio estadío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario