domingo, 27 de febrero de 2011

Los días que no puedo escribir

Hay días en los que mi cabeza se reniega a elaborar pensamientos. Por más que me ponga frente a un cuaderno decidida a llenarlo de mis impresiones, no logro fluir con mis sensaciones. Me bloqueo y aunque lea a grandes maestros, no hay caso. Mi cuerpo se inmoviliza y mi mente vuela hacia quien sabe donde. Me es imposible palpar siquiera su despegue. No consigo traerla, ni volcar parte de su viaje en un papel.
En esos días recurro a mis amigos escritores y los motivo de algún modo a escribir. Intento responder preguntas mirando a los ojos. Así les cuento, para que cuenten al mundo lo que ven en mí.
En esos días, eso es lo único que me alivia. Y no es que crea que con ello bastara. Pero simplemente me hace sentir un poco más liviana.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario