viernes, 18 de marzo de 2011

Libros abiertos


Vamos a escribirnos y a leernos toda la vida.
Vamos a estimularnos el uno al otro.
Vamos a dar pasos y retrocederlos porque está en nuestra naturaleza.
Vamos a seguir esperando nuestra mirada atenta que nos contempla.

lunes, 14 de marzo de 2011

Autoengaño



Te engaño sin querer hacerlo.
Te engaño sin saberlo.
Te someto a mi divino encanto porque
 no hay nada más en este mundo que pueda salvarnos.
Te engaño porque así me gusta.
Te engaño y sigo fallando.
Te engaño vida cada día porque de otro modo no podría soportarte.
Te engaño por placer.
Te engaño por miedo.
Te engaño y reluzco ante ti despampanante.
Te engaño cretina miserable.
Sin esta oportuna mentira nada tendría sentido.
Te engaño cuando lo que imagino lo hago realmente.
Te engaño cuando escribo lo que no te digo.
Te engaño primera y eternamente vida mía.
Te engaño de verdad.
Te engaño porque te me escapas y yo te quiero agarrar.
Te engaño sin mas que deseando que te entregues.
Te engaño sacrificio.
Te engaño sensación.
Te engaño descontento.
Te engaño porque te quiero aquí conmigo.
Te engaño porque no aguanto saber que va a pasar.
Te engaño para que a otros los reconforte.
 Vamos camino a descubrir que este engaño nos atrapa.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Creer, siempre creer

Una y otra vez me vuelvo a ilusionar.
No importa cuantas veces me desilusione,
siempre vuelvo a hacerlo.
No tengo fatiga ni un gramo de disyuntiva.
Todas las veces vuelvo a creer como si fuera la primera vez.
Amo día a día con una profunda sensación, temor, alegría.
Alguien me dijo que en estos tiempos no se puede ser ingenuo si se quiere sobrevivir.
Creí sin duda en sus palabras, pero luego me di cuenta que no se trata de sobrevivir sino de vivir en su más cruda apariencia. No se trata de creer por creer, sino de creer en la humanidad, en nosotros mismos. Luchar por creer, sin que por ello implique una necesidad sino más bien una elección.