miércoles, 19 de febrero de 2014

Al sol los hombres no pueden ser engañados




















El sol se acercó tanto que no pude ocultarme más.

El viento sopló tan fuerte que me acercó hasta vos.


El consejo del artista que habita en mí

                                                                                 











Hay que afrontar la realidad

y valorar lo que hay.

Mundo Hipócrita
















Colores que se combinan para simular una situación ideal.
Un armado entrelazado demuestra su imbécil perfección.
Un escenario forzado aparenta ser sustancial 
Cuando te acercas.
Cuando preguntas.
Cuando ves lo que hay detrás.
Se rompe el hechizo.
Se acaba la ilusión.
Ya no queda mas espacio, ni tiempo para los sueños y las fantasías.
Solo se aceptan palabras falsas.
Sentís aquel vacío que hacia unos minutos te venia atormentando,
un poco más  hondo.
Sentís como sustrajeron de tu ser lo que necesitaron, lo que les interesó.
Lo que entregaste con tu inmensa energía.
Allá se lo llevaron para la peor ficción.

La hipocresía.

miércoles, 12 de febrero de 2014

La sociedad en pos-decadencia



Somos todos los mismos pero queremos ser otros.
Publicamos la sonrisa, vendemos el prejuicio, apostamos a la mentira.

Un hermoso vértigo














Con vos cada día es nuevo. Cada día es distinto.
Casi siempre tengo miedo a lo que no se, 
pero con vos estoy llena de un hermoso vértigo .
Y aunque a veces me frene por temblores, 
elijo seguir a tu lado en éste desafío constante.
Éste desafío que propones minuto a minuto
 sin que importe nada más que disfrutar esta maravillosa vida que nos atraviesa.
Sin vos no hay torbellino que marea.
No hay remolino que remueve aquello que se oculta  por debajo
 y que traslada a lugares inimaginables. 
 Sólo hay bullicio y mucho pero mucho tiempo que contar,
una eternidad que solventar.
Con vos descubrí que la vida puede ser algo más asombroso y autentico
que adelantarla y sólo detenernos cuando lo necesitamos.  
Aprendí que se puede frenar sin dejar de avanzar.
 Porque cuando se frena en un lugar que uno no planea, 
puede aparecer algo que te haga cambiar el rumbo. 
 Fue así, sin planearlo y porque nos detuvimos en un nuevo lugar como nos conocimos.
Encontré un mundo lleno de magia sin trucos debajo de la manga. 
Donde no hay motivo para abandonar los sueños. 
Donde vale más hacer que decir. 
Donde ese hacer construye un sentido que te llena de esperanzas.
Y aunque no sea para siempre, 
hay una certeza que me empuja a llegar a este momento con vos. 
Una fuerza descomunal que me despierta día a día 
para seguir construyendo este mundo de los dos.

martes, 11 de febrero de 2014

El sueño se hace cada vez mas sueño


El sueño se hace cada vez más sueño
La realidad menos aceptable
La esperanza menos profunda
La alegría más melancólica
La belleza más lejana
La mirada menos duradera
El conflicto más confiable
La verdad menos descubierta
La pasión más inalcanzable
La mentira más admirada
El obstáculo más útil
El orgullo menos controlable
La culpa más humillante
El dolor más benigno
El frió más armonioso
El miedo menos riesgoso
El deseo más vacío
La palabra más necesitada
La risa más desorientada
Tu amor más humano
Y mi amor otro sueño.

Ya no más

Se luchó pero no se pudo.
El intentó hasta que un día no quiso hacerlo más.
Jugó el juego hasta cortarse con el filo de su propia falacia.
Ella siguió jugando otro juego en el que sola se divertía,
mientras todo su alrededor se perdía, se distraía.
Cuando al fin la distracción se hizo evidente, la gente empezó a mirar diferente. 
Ella no quiso verlo, ni siquiera saberlo.
El quiso escapar por la ventana,
 pero las rejas que el mismo hizo poner, no lo dejaron ser.
Todos los cálculos del futuro, se extinguieron en el aire.
La magia se dispersó por entre la noche despilfarrada.
Ella se llenó de ilusiones hipócritas.
El se hizo viejo y quiso rejuvenecer,
pero ni con todo su afán logró vencer la desidia que se trajo con el tiempo .
Pero antes de darse por muerto,
salió a buscar lo que no encontró junto a ella,
o que a lo mejor nunca buscó.
Yo sé que alguna vez creyó en la libertad,
pero pronto se desvaneció en cuanto su temible ambición creció.

Hola Señor P.

Mi ser interior saluda con soltura al Señor P.
El  Señor P. un tanto pasmado responde que justo se estaba yendo.
En todo momento el Señor P. se está yendo hacia algún sitio.
El cree que adonde vaya puede tener algo mejor que donde está siempre.
Es que allí lejos, es donde se solucionan todos sus problemas.
Es que allí enterrado, no tiene que pensar en como resolverlos.
Es que allí siempre, es más fácil que en cualquier lugar.
A mi me surge preguntarle si cuando llegue,
¿Se soportará o se irá hacia otro lugar?

Indicio de celos

Oliendo los almohadones, las sabanas, las cortinas.
Husmeando los restos en el suelo, en la comida, en el cepillo de pelo.
Hurgando en los huecos, cajones, rincones.
Imaginándote a ti con otra, con muchas, con todas.
Buscando en el cielo, en planta baja, en el contra frente.
Dando pasos a un costado, atrás, a otro costado.
Tropezando con el entorno, el silencio, la palabra.
Eligiendo la amnesia, la sal, el veneno.
Repitiendo la miseria, la melancolía, la locura.
Vaciando mis quehaceres, las horas, lo que viene.
Dudando de la lluvia, tu tardanza, tú apresuro.
Encontrando evidencias, erratas, conciencia.
Entregando mi risa, mi energía, mi esmero.
Ocultando el dolor, la rabia, el rencor.
Culpando al presente, a la mediocridad, a la ambición.
Reprochando a la serenata, a la osadía,  a la putrefacta ilusión.
Perdiendo la soledad, la emoción, la desmesura.
Convirtiéndome en una incrédula pobre infeliz.

jueves, 6 de febrero de 2014

Soy una falsa cenicienta




Soy como cenicienta que antes de medianoche se va del baile
pero que cuando sale se encuentra con que la calabaza se le hizo sopa.

martes, 4 de febrero de 2014

Que se yo del amor

Siento que se agota el concepto del tiempo.
Siento la nada y el todo atravesar mi cuerpo, mi mente.
Y no digo nada nuevo, pero lo es para mí o lo fue.
Me decís que no queres hacer nada que no queramos hacer los dos.
Y es ahí, en ese preciso instante  que me recorre una indefinición, un desconcierto.
Mis límites corren desesperados y mis ojos te miran asombrados.
Te digo que es la primera vez que me dicen algo tan importante.
Pienso que a partir de ello, todo cambió para nuestro juego.
Porque comienzo a pensar más allá del juego.
La ficción se acaba o quizás comienza otra un poco menos furtiva.
Todos mis planteos quedan a un lado.
La nada misma nos invade, nos miramos extasiados.
Mis nervios comienzan a florecer por primera vez ante vos.
Te veo y veo lo que sos, lo que me decís, lo que me das.
Me fascinó mirarte en ese espacio/tiempo que fue nada pero lo fue todo para mí.
Te pregunto precipitada, ¿Qué hay después?
Vos me respondes que no hay después. Que es acá y ahora.
Un silencio me estremece. Pero pronto cierro los ojos
 y me entrego regalada a este presente donde te siento candente.

Un momento de lucidez, una posible elección

Yo estoy acá, vos allá.
Esto aparenta ser una elección,
pero no es un deseo.
Tenemos la posibilidad de elegir.
Y sin embargo parece que olvidamos
que todo momento (la vida)
es una elección nuestra,
y de nadie más.
Vos queres.
Yo quiero.
Esto aparenta ser una elección.
Pero no es una posibilidad.
Deseamos elegir,
y sin embargo, parece que creyéramos
que todo momento es una elección de alguien más.

Dejé de intentar ordenar algo imposible de controlar (mi vida)
















Se deslazó el desorden. Antes lo percibía donde fuera que mirara.
Ahora no sólo dejé de observarlo y batallarlo, sino que surgió otro espacio.
Tomó un significado más amplio y hasta más divertido.
Es un desorden que no tiene que ver solo con el orden,
sino que abarca la profundidad del mundo, de la vida.
Este desorden que antes acomodaba, que antes me aturdía; hoy lo admiro.
Hasta podría pensar en apreciarlo. Estoy a su lado congruente.


El lucha hasta en la ducha


El lucha por conseguir siempre más.
Nunca es suficiente, siquiera su propia persona complaciente.
Busca tentado sin parar. Hurga en cada rincón, no lo para ni un callejón.
Se enmaraña con el tiempo a cada minuto que pasa,
hasta revolear las pesadas agujas por el balcón.
Y es ahí donde se siente vivo. Siente el aire atolondrado pegarle a su cara y sonríe.
Se sabe y se conoce especial, distinto, destacado.
Y eso lo hace querer seguir; seguir más allá de donde esté.
Piensa en como piensa para pensar mejor.
Piensa que pensando acrecienta sus deseos, sus pasiones, sus sueños.
Quiere tener dominio y posesión de su mente abiertamente.
Persigue sus dudas hasta acabar nadando con ellas en desafíos infinitos.
Se combate a si mismo con todas sus fuerzas.
Curiosea por donde va y por donde no también.
Quiere llegar a ser como un árbol que no para de crecer.
Todo se une en un punto y el lo sabe.
No tiene miedo de no saber donde va a llegar,
aunque no llegue a ningún lado no va a parar de pedalear.