martes, 11 de febrero de 2014

Ya no más

Se luchó pero no se pudo.
El intentó hasta que un día no quiso hacerlo más.
Jugó el juego hasta cortarse con el filo de su propia falacia.
Ella siguió jugando otro juego en el que sola se divertía,
mientras todo su alrededor se perdía, se distraía.
Cuando al fin la distracción se hizo evidente, la gente empezó a mirar diferente. 
Ella no quiso verlo, ni siquiera saberlo.
El quiso escapar por la ventana,
 pero las rejas que el mismo hizo poner, no lo dejaron ser.
Todos los cálculos del futuro, se extinguieron en el aire.
La magia se dispersó por entre la noche despilfarrada.
Ella se llenó de ilusiones hipócritas.
El se hizo viejo y quiso rejuvenecer,
pero ni con todo su afán logró vencer la desidia que se trajo con el tiempo .
Pero antes de darse por muerto,
salió a buscar lo que no encontró junto a ella,
o que a lo mejor nunca buscó.
Yo sé que alguna vez creyó en la libertad,
pero pronto se desvaneció en cuanto su temible ambición creció.