viernes, 25 de abril de 2014

Reflexiones de madrugada















Pienso cada vez más en alejarme de donde estoy.
Mi mente se dispersa. Está en zapping permanente de aparatos conceptuales y también pelotudos.
Voy en busca de algún cofre enterrado o a enterrarme más profundo.
Si escucho mis pensamientos, no puedo escuchar la música. Si escucho la música, mis sentimientos vuelan a través de un juego de sombras ¿O será solo una mancha de humedad en la pared ?
El sonido recorre el espacio y juego con él a las adivinanzas; mientras vos te metes en la computadora y te abstraes de todo lo que está sucediendo a tu alrededor.
Miro atenta todo aquello que me rodea y  pienso que ahora es mío también. ¿O será que el exterior es el que se apodera de mi manera de actuar y de pensar?
Leo y no leo nada de lo que leo, mientras sigo leyendo. Alguien que escribe sobre otro alguien y a su vez ese alguien hace algo para mostrárselo a otro alguien. Todos queremos ser alguien y ese alguien nos importa aun sin antes conocerlo, o siquiera conocernos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario